P2130849.jpg
en sánscrito significa:

“lugar en el cual se vive abandonándose al Divino”

Ashram

Un ashram es un lugar dedicado a la práctica espiritual.   La palabra ashram deriva del término sánscrito “shram” que tiene dos acepciones: morar y abandonar; de aquí que ashram signifique un lugar en donde se vive abandonándose.

Pero, ¿abandonarse a qué o a quién? A cualquier forma de la Divinidad que el practicante acoja más cercana en su corazón, como Jesús, Budha, Krishna, la Madre Divina, la Pura Energía Universal...  

 

Abandonarse con la consciencia de ser instrumentos de amor

de esa energía expansiva que vive en todo lo que existe.

La propia naturaleza del ashram, sus fundamentos y las prácticas que aquí se realizan,  ayudan a las personas que asisten, a mantener la constancia y atención suficientes en desarrollar, nutrir y sostener esta visión de Unión de la que tanto se habla en YOGA.

IMG_1660.jpg
om.png

Haidakahndi Dharma Ashram

La energía que nos abraza al entrar al ashram, es luminosa y llena de paz. 

En un instante el caos de la ciudad, los rumores de la mente y las ansias del corazón se calman. 

 

Se entra en otra dimensión,  donde la energía es elevada y la mente se apacigua.  

Un jardín interno, semejante a los claustros de los antiguos monasterios franciscanos, nos recibe al ingresar.

IMG_7271.jpg
IMG_7274.jpg

A la derecha del ingreso, el mandir con sus vidrieras deja entrar la luz del sol que ilumina de misticidad este espacio dedicado al canto de los mantras.

Más adelante en un espacio protegido está la dhuni donde el fuego sagrado nos invita a meditar.

Aquí se celebran al alba y al atardecer ceremonias antiguas tradicionales de ofrenda al Divino. 

IMG_1608.jpg
om.png

Santoshi Dhuni

"SIN DHUNI NO HAY MEDITACIÓN

SIN GURU NO HAY CONOCIMIENTO"

 

“La dhuni es un santuario abierto a todos.  En muchas religiones el fuego es sagrado y es considerado divino.  En la India antigua los rishis (sabios) se ocupaban con mucha atención del fuego sagrado y lo mantenían siempre limpio y ordenado, considerándolo la morada de Dios.

Sentarse junto a la dhuni purifica las vibraciones.

 

Lo podéis descubrir vosotros mismos. Cuando tengáis algún problema, venid a la dhuni y dejad que os de alivio.”

Para el devoto, el fuego sagrado de la dhuni es la imagen viviente de la Madre Divina, energía de vida y también de destrucción.  Dios crea y destruye permitiendo de este modo la Vida, que constituye cambio continuo. 

 

 

El fuego es el elemento que hace de puente entre lo material y lo trascendente,

destruye la materia liberando la esencia espiritual."

Palabras de Shri Babaji

IMG_1638.jpg

La ceremonia del havan se realiza al alba y al atardecer y consiste en ofrendar de manera ritual los alimentos más preciosos producidos por la Tierra (como cereales y frutas) y también se ofrecen flores, con la repetición silenciosa de mantras específicos  a la Divinidad en su forma de Madre, esencia de cada cosa, como también del Fuego. 

 

La ofrenda ritual al fuego no es sólo una forma antiquísima de agradecimiento a la Madre Naturaleza y al Divino por todo lo que recibimos, sino que simboliza también la ofrenda al Absoluto del ser humano, de su trabajo, de sus pensamientos y de sus emociones.

Se puede participar a las ceremonias con el estómago vacío, habiendo realizado una ducha, con vestidos limpios y largos, con mangas las mujeres y lunghi (pareo) los varones.  Entrando en la dhuni descalzos, se recibe el chandan (purificación del ojo espiritual con polvo de sándalo) y nos sentamos con una postura erguida, sin alargar las piernas ni dirigir las plantas de los pies hacia el fuego, ya que se considera falta de respeto en este contexto. 

Mientras el pujari o la pujarini celebra la ofrenda a la Madre, tratamos de mantener la mente silenciosa y calma, siendo aconsejable hacer japa (repetición de un mantra) utilizando el mala (rosario de la India).  El mantra por excelencia es el antiquísimo mantra

 

 

“om namah shivaya” 

que signifi­ca 

 

“Me inclino a Ti que eres encarnación del Bien”.